Ir al contenido principal

Entradas

La Fe de los Cristianos

Dios los salvó por su gracia cuando creyeron. Ustedes no tienen ningún mérito en eso; es un regalo de Dios.” (Efesios 2:8 NTV)
"... y sobre esta piedra edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no podrán prevalecer contra ella". (Mateo 16:18)
“… para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo, a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso; obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas.” (1 Pedro 1:7-9)
Esta declaración del Señor es de gran importancia, porque nos habla del fundamento/base/cimiento de su obra: "sobre esta piedra edificaré mi iglesia".
Y de su estabilidad/permanencia/seguridad/éxito: "las puertas del infierno no podrán prevalecer contra ella". El Señor es quien edifica, o sea, hace crecer algo para que …
Entradas recientes

Lectura y Reflexión

“La tolerancia es la virtud del hombre sin convicciones.”
- C.S. Lewis
"... Invito a todos los lectores de este escrito a unirse a mí en una serie de preguntas de introspección personal reposada por espacio de unos breves minutos. Mi deseo es hablarme a mí mismo además de a ti. No me dirijo a ti como a un enemigo, sino como a un amigo. “El deseo de mi corazón y mi oración a Dios por [ti] es para [tu] salvación” (Romanos 10:1). Permíteme que te diga algunas cosas que, a primera vista, parecen duras y severas. Créeme, el mejor amigo es aquel que te dice la pura verdad.
Me temo que miles no pueden contestar a esta cuestión de forma satisfactoria. El asunto de la religión jamás ocupa el menor lugar en sus pensamientos. Desde que comienza el año hasta que concluye, viven absorbidos en busca de negocios, de placer, de la política, del dinero o de algún capricho de una especie u otra. Nunca se detienen a examinar y a analizar con calma la muerte, el Juicio, la eternidad, el Cielo, el Inf…

LA PANDEMIA Y LO QUE VIENE

Lo que podemos "leer entre líneas" a partir de la presente pandemia, es que el mundo puede concertar una misma agenda donde ningún pueblo quede al margen.
El contar al instante los contagios, las muertes, a escala planetaria, va más allá del fenómeno "coronavirus", nos está mostrando el poder de una virtual omnipresencia de los medios (estatales, redes sociales, multimedios, etc) para uniformar a todos bajo una misma consigna (que hoy es en relación a una enfermedad, pero que mañana será cualquier otra).
El mundo globalizado, se ha convertido en el controlador global de todos los seres humanos. En ninguna generación del pasado existió una humanidad más sometida a los límites y controles cuasi-omnipresente del Estado. Ninguna generación jamás experimentó los fenómenos tecnológicos de una ciencia que llega al punto de ofrecernos todo a cambio de renunciar a toda autonomía.
La pandemia quedará como anécdota, pero el control que se puede ejercer en un abrir y cerrar de…

El deseo ardiente del Espíritu (II)

Misión y Testimonio al servicio de Dios
Las palabras de autoridad que salieron de la boca del Señor, son recibidas cuando reconocemos que Él es digno de ser obedecido, y nosotros quienes debemos obedecerlo. Confesar que Jesús es el Señor (Romanos 10:9-10), depende de ese reconocimiento consciente. Por esto, las palabras de verdad que anuncian el llamado de Jesucristo: "Arrepentíos", “Venid a mí”, “el que cree en mí, aunque muera, vivirá”, "nadie viene al Padre, sino por mí", enfrentan a todos y cada uno de los hombres y mujeres que oyen su voz, de una manera tal que sus mensajeros dirán:
“… antes bien sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso” (Romanos 3:4)
“Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres.” (Hechos 5:29)
“Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno. Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero” (1 Juan 5:19-20)
“… nuestro Señor Jesucristo, que era del linaje de David se…

El ferviente deseo de Dios (I)

Si hemos de ser siervos del Señor, no podemos sino buscar conocer cuál es su voluntad, qué cosas son las que Él desea que hagamos, lo que le agrada, aquello a lo que nos ha mandado.
Así, en mi servicio como maestro de las Escrituras, debo tener especial cuidado de no torcerlas en pos de mis propios intereses o deseos humanos, siendo fiel a su mensaje, de modo de poder enseñar y transmitir toda la verdad que Dios ha revelado para nuestra edificación (conf. Efesios 4:12; Tito 1:9; 2 Timoteo 3:16; 2 Pedro 3:16).
La gran división entonces, se forma entre quienes quieren agradar a los hombres y quienes buscan agradar a Dios antes que a las personas. De allí que el libro del profeta Jeremías diga en el capítulo 17 versículos 5 y 7: “Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová…. Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová.” –Reina Valera- “Esto dice el Señor: «Malditos son los que ponen su confi…

Selección de lecturas

“Somos criaturas que Dios ha hecho a su imagen, para amarlo, para amarnos unos a otros y para cuidar la tierra en que nos situó. En su lugar, hemos utilizado las capacidades inherentes a portar esa imagen para desfigurarla y para deshonrar a aquel de quien es la imagen. Rechazamos a la autoridad de Dios, desconfiamos de la palabra de Dios, nos burlamos del amor de Dios, violamos las leyes de Dios y destruimos el mundo de Dios. En el proceso, engañamos, hacemos trampa, explotamos, brutalizamos, aplastamos y nos matamos unos a otros.
Torcemos todo lo que Dios hizo bueno, y pensamos que es bueno lo que Dios llama malo. Bendecimos lo que Dios ha maldecido y maldecimos lo que Dios ha bendecido. Alardeamos de nuestra autonomía moral como individuos racionales libres, pero languidecemos en la esclavitud de la locura colectiva. Afirmamos no tener necesidad de Dios, sin embargo, nos arrastramos servilmente a los pies de más ídolos y dioses de los que nosotros mismos reconocemos que lo son. Y e…

¡PECADORES INVESTIDOS DE JUSTICIA!

"El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí elCorderodeDios, que quita el pecado del mundo." (Juan 1:29)
"Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él." (2 Corintios 5:21)

El anhelo de justicia es un sentimiento moral. Eso hace que todo ser humano quede sometido al justo juicio que emite la sentencia que exige castigar al culpable y absolver al inocente.
Luego, el evangelio, viene a darnos una esperanza frente a nuestra culpabilidad universal, es decir, de cada ser humano. Sólo cuando se admite esta verdad autoevidente y manifiesta en toda sociedad (esto se expone claramente en los primeros tres capítulos de la carta del apóstol Pablo a los romanos *), se puede pasar a comprender el valor y necesidad del mensaje que predica una justicia otorgada gratuitamente al pecador que pone su confianza en Aquel que pagó por su rescate (Romanos 5:1).
Por eso, escrito está:
4 Cuando la gente…