Ir al contenido principal

Entradas

PARA TODOS LOS GUSTOS

  El mensaje del evangelio es uno solo, para salvación. Hay quienes lo reciben con gozo y hay quienes lo resisten voluntariamente. Están los que oyen con atención y reciben el mensaje de la buena Palabra, y los que se oponen a él intentando desacreditarlo.  "Para todos los gustos", es una frase que alude a que cada postura, se debe tratar de la manera adecuada. Sin embargo, el arrepentimiento que Dios señala al presentarnos el evangelio, no es para algunos, sino para todos (Marcos 1:15).  La necesidad de reconocer nuestra necesidad de médico, de Salvador, de Pastor, de Guía y Señor, no es para algunos, sino para todos.  Eso me lleva a afirmar que, no importa cuales sean tus gustos, tus defectos o tus virtudes, el mensaje del evangelio no cambia, y nos advierte, que hay quienes " no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres, y con suaves palabras y lisonjas engañan los corazones de los ingenuos." (Romanos 16:18) Por esta razón, la sana doctrina
Entradas recientes

Palabras Escogidas

    Las multitudes desean bendiciones, pero los que buscan la salvación de su alma... ¿dónde están?   " Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?"  "Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan. Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. " (Palabras del Señor Jesús en Mateo 16:26 y 7:13-14) Texto escogido: Un servicio de apasionada devoción de Oswald Chambers "¿Me amas?... Pastorea mis ovejas" Juan 21:16 Jesús no dijo: "Procura que la gente se convierta según tu modo de pensar", sino "pastorea mis ovejas", es decir, "vela porque sean alimentadas en el conocimiento de m

FELICES LOS QUE OBEDECEN

" Porque Dios manda " solía ser una frase de mi mamá cuando de chico cuestionaba el deber de obedecer que se me ordenaba. Después de muchos años, he aprendido, y ahora lo sé bien y cabalmente, que obedecer a Dios vale mucho más que hacer lo que me plazca, porque en los deseos de este ego que traigo de nacimiento, hay una innata oposición a la buena, perfecta y santa voluntad del que me creó. Y tarde o temprano podremos ver los frutos de lo que cosechamos, según hayamos o no, obedecido.  Y, gracias a Dios, podemos saber lo que Dios manda, para obedecerlo a Él antes que a las opiniones egoístas de nuestra carne, y de la de quienes no conocen a Dios, ni sus justos consejos. La persona que obedece a Dios, es y será feliz, porque Dios bendice a los mansos y humildes, y a los que temen ante su palabra y la reverencian (conf. Salmos 15:4, 25:14; 33:18; 34:9; 111:5; Eclesiastés 8:12). Por esto también está escrito: “La enseñanza del SEÑOR es perfecta, reconforta el ánimo.

La Sentencia de la Razón

UNA VERDADERA SENTENCIA NO ADMITE MERAS CREENCIAS Un hecho histórico no es una cuestión de fe, sino de veracidad de los documentos, testimonios y demás pruebas ( evidencia ). De igual manera, un Juez no condena a una persona por un delito que el propio Juez no vio (hecho pasado/historia) como un acto de fe, sino como un acto de convicción basada en pruebas de hechos tenidos por ciertos en base a evidencia concreta. Al no tener presente esta cuestión, muchos confunden credulidad con fe, las cuales son muy diferentes. La convicción en hechos históricos admite fe (o sea, podremos decir que son dignos de confianza ), mientras que el mero "creer" en alguna cosa, es credulidad (no presentan pruebas razonables). Así que, mientras la fe bíblica puede dar RAZONES de sus fundamentos, las meras creencias irracionales resultan meras supersticiones. Por su parte, una teoría que se pretende "científica", como es el evolucionismo (en rigor una seudociencia), no es cientícamente co

Cuando vayas a la Guerra

  Si yo fuera a la guerra, buscaría un arma.  No aceptaría réplicas de un arma, buscaría un arma de verdad . Si yo fuera a la guerra, no aceptaría armas que carezcan de poder para destruir al adversario, ni poder para librar . Si yo fuera a la guerra, no buscaría ideas, sino un arma con la que pueda vencer. Si yo fuera a la guerra, despreciaría las armas impotentes que no puedan traspasar la dura coraza del adversario. Si yo fuera a la guerra, y el Leviatán de Dios estuviera contra mí, sólo Dios podría darme la victoria. Por esa razón, prestaría atención a esta verdad: “Nadie es dueño de su espíritu ni lo puede detener porque nadie es dueño de la muerte. Cuando llega la guerra, no puede mandar a otro en su lugar. La maldad que uno hace no lo protegerá.” (Eclesiastés 8:8 PDT). Si yo fuera a esa guerra, no confiaría en mis fuerzas, ni en la de los hombres, porque no hay hombre que de ella pueda librar. (1) Si yo fuera a esa guerra, me arrodillaría ante el Señor de los ejércitos, y cla

La paz del Evangelio

No hay fórmula alguna ni elocuencia que garantice que el mensaje del evangelio sea creído. En la Escritura fue Jesucristo y luego su apóstol Juan en sus cartas, quienes afirmaron que la única cosa que puede hacer que una persona preste atención y reciba la Palabra de Dios, es que sea de Dios. Aquí hay un misterio, es decir, algo encubierto, algo que no se puede ver con los ojos, algo que se encuentra en el corazón del ser humano, una realidad espiritual que se puede manifestar en palabras y acciones, pero cuyo origen escapa al control humano. Tal es la obra del Espíritu Santo en aquellos que creen a la Palabra de vida que viene por el oír "el evangelio de la paz" (Efesios 6). Esta clase de paz, es única. Se trata de la paz que tiene el que ha sido recibido por Dios (Romanos 14). La paz de ser amado por tu propio Creador. Esta paz es de un valor incomparable. Es de una dimensión eterna. Y es una bendición que ninguna cosa material de este mundo, ni ninguna buena obra p

VERGÜENZA

  ¿Quién debería avergonzarse? “Pues no siento vergüenza de la buena noticia acerca de Cristo porque es el poder que Dios usa para salvar a todos los que creen en él. Se anunció primero a los judíos, pero ahora también se anuncia a los que no son judíos. La buena noticia acerca de Cristo revela el plan de Dios para traer justicia al mundo entero.” (Romanos 1:16-17 PDT) El evangelio de Cristo trata con el problema de perecer. Tiene palabras de vida eterna y salvación. No viene con palabritas dulces y "palmaditas de paz y amor". El evangelio es el mensaje más poderoso de la historia y en todo el mundo. No es un circo religioso para ingenuos que buscan dinero, estatuitas o superstición. Es un mensaje que da vida a los muertos, vista a los ciegos, libertad a los presos, y nos libra de condenación y eterna perdición. La gracia, la misericordia, la verdad, la redención, el perdón, la eternidad, la gloria del Señor. Están ahí, al alcance de todos. Dios es bueno. No